fbpx

El shock, una herida de la infancia: cómo reconocerla y cómo sanarla

Hay muy poca literatura sobre el shock como herida de la infancia. Cuando se habla de shock suele ser como experiencia traumática o el shock médico (hipovolémico o anafiláctico). Pero el shock también es una herida de la infancia, como lo es la herida del abandono, la herida de la indignidad o la herida del rechazo.

Precisamente por esta falta de literatura al respecto es por lo que creo que hace falta hablar del shock.

Pero seguro que te preguntas a qué me refiero exactamente.

¿Qué es el shock como herida de la infancia?

Se considera una herida de la infancia el shock que se produce cada vez que te quedas paralizada, sin saber qué decir o hacer.

¿Qué causas tiene este shock en nuestra infancia?

Cómo te cuento a veces, todo tiene relación con tu infancia. En el caso del shock, tiene que ver con aquellos momentos en los que recibías una regañina. También proviene de situaciones en las que la energía adulta era demasiado potente para ti (de hecho, es habitual que la energía del adulto sea imponente para los niños).

También puede haberse originado en situaciones que nos sobrepasaron durante nuestra infancia: no las supimos digerir, y nos afectan en nuestra madurez.

¿Cómo funciona el shock originado en nuestra infancia?

Ya hemos visto cómo se originó este shock en nuestra niñez. ¿Pero qué pasa cuando somos adultos? La realidad es que aquella situación que te marcó, que nos marcó -todos estamos expuestos a las heridas de la infancia- te hace reaccionar de la misma forma: te quedas paralizada, de forma inconsciente. Sin saber qué hacer. Congelada. Por un momento, nos sentimos cómo aquella niña que fuimos. Pequeñas, insignificantes y anuladas.

Seguro que alguna vez has discutido con alguien, y luego en casa, y en calma, se te han ocurrido mil cosas que podrías haber dicho y no dijiste.

La posterior reacción es regañarnos a nosotras mismas por no haber sabido reaccionar, por no haber sido capaces de marcar nuestros límites o de irnos.

Pero todo esto pasa por una razón. Somos mamíferos, y cuando hay una situación de peligro, tendemos a hacer lo mismo que los animales.

Imagina una presa que esté escapando de su depredador. La gacela, por ejemplo, si huye de un león, acaba con su sistema nervioso saturado. Si consigue escapar, muchas veces cae al suelo paralizada. Está en shock.

La gacela tiene un sistema para recuperarse de esto: luego vuelve a correr, saltar y tener una actividad física que la desestresa, al liberar la adrenalina.

Pero, dime… ¿Has visto algún adulto que salga corriendo después de una situación de estrés?

Tres consejos para solucionar y sanar el shock

Como sé que normalmente no irás a correr como la gacela después de una situación de shock paralizante, te doy tres recomendaciones para sanar.

Sé amable y comprensiva contigo misma.

El hecho de reñirte por no haber sabido reaccionar es contrario a tu naturaleza: cuando estamos en shock, el sistema nervioso está saturado, así que no podrá reaccionar. Si te riñes, todavía añades más estrés a la ecuación.

Acógete con amor.

Relacionado con lo de ser amable contigo misma, acógete de forma amorosa. Trátate como tratarías a un niño que tenga mucho miedo. Abrázate y mímate, ponle cariño y tu sistema nervioso lo agradecerá.

Pon límites.

Intenta empezar a practicar, poniendo límites a las situaciones que te paralizan. Seguramente se trate de situaciones en las que alguien no te trata bien. Empieza a decir no a malas palabras, malos gestos o tonos de voz inadecuados.

Pon en práctica estos tres consejos, y verás cómo empiezas a salir mejor parada de situaciones en las que antes quedabas paralizada.

¿Me cuentas alguna situación en la que te hayas sentido paralizada y cómo lo has solucionado?

 

2 comentarios en “El shock, una herida de la infancia: cómo reconocerla y cómo sanarla

  1. Hola! Justo ayer una amiga me comentaba sobre este tema y hoy llega tu correo Genial!!
    Le paso la info y tambien me la aplico, claro
    Muchas gracias Neus!

Deja un comentario

Reconecta contigo y sana tu relación de pareja

EBOOK

Descubre mi sistema de 3 pasos hacia  una relación consciente​, Suscríbete y llévate gratis mi ebook 

Te informo de que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Neus Rovira como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp (proveedor de email marketing) a través de su empresa Mailchimp, ubicada en Atlanta, GA 30308 USA y acogida al EU Privacy Shield. Ver política de privacidad de Mailchimp. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en cualquier momento hola@neusrovira.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.

CERRAR

Conecta

PROGRAMA

Te desvelo las claves que me han ayudado a vivir desde la calma, la alegría y el propósito.

Te informo de que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Neus Rovira como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp (proveedor de email marketing) a través de su empresa Mailchimp, ubicada en Atlanta, GA 30308 USA y acogida al EU Privacy Shield. Ver política de privacidad de Mailchimp. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en cualquier momento hola@neusrovira.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.

CERRAR

Quiero poner a tu disposición mis 20 años de formación y de experiencia en el campo de la terapia y el desarrollo personal.Suscríbete a la lista de espera, te avisaré cuando abra las inscripciones.