fbpx

crecimiento personal y mi receta para la felicidad

Al adentrarnos en el camino del crecimiento personal vamos observando como este tiene varias ramas y ramificaciones.

Empezamos por aquello que nos llama la atención: un curso que nos han recomendado, una amiga que nos habla de un terapeuta o de un grupo de trabajo emocional, nuestra propia necesidad de contactar con un profesional del sector, etc. El caso es que por algún sitio empezamos.

Lo que no sabemos es que el autodescubrimiento es como los tatuajes, una vez te has hecho uno ya no puedes parar.

Y es que a cada curso al que te apuntas conoces gente que te habla de otros cursos, de otras ramas de terapia, de otras herramientas o de otros profesionales y claro, te pica tanto la curiosidad, es tanto el anhelo que sientes por conectar contigo misma, que te animas a probar.
Después de algunos cursos y de muchas horas de terapia vas viendo que esto del crecimiento personal es un pozo sin fondo. La verdad es que ya no vas a parar porque cada persona es un universo entero y conocernos nos lleva toda la vida. Descubres que, aunque hay momentos jodidos, porque los hay, la recompensa final no tiene precio y sigues indagando en ti año tras año.
Vas aprendiendo a autosostenerte (creo que esto es lo más valioso que nos ofrece la terapia), te vas responsabilizando cada vez más de tus actos, de tu forma de pensar, de tus creencias limitantes… En fin, no terminaría nunca de enumerar todo lo que el crecimiento personal nos aporta; y con el caminar creces, evolucionas y vas necesitando nuevos recursos.

A mí me gusta compararlo con la escuela, una necesita ir cambiando de curso para seguir aprendiendo.

Así que con el crecimiento personal (emocional y espiritual) sucede exactamente lo mismo. Vamos aprendiendo más y más sobre nosotras mismas y ciertos conocimientos ya no nos sirven, ya están integrados, así que buscamos en otra dirección.
Aquí es donde quería yo llegar. Vengo observando, por ejemplo, que las personas que se inician en el autodescubrimiento a través de la meditación, tarde o temprano necesitan de la terapia, y viceversa, las personas que se inician con la terapia, tarde o temprano se sienten llamados a meditar.

Y es que, a mi entender, la meditación y la terapia son dos caras de una misma moneda.

Como dijo el ya fallecido Claudio Naranjo:

La terapia nos desnuda, pone las cartas encima de la mesa, nos impide escondernos de nosotras mismas, nos muestra aquello que evitamos ver, nos aporta estructura y responsabilidad.

Sí, para ir a terapia hay que ser valientes y humildes.

La meditación nos reconecta, nos da calidez, nos permite abrazarnos en aquello que vamos descubriendo de nosotras, nos ayuda a salir de la mente y a entrar en el corazón, en el respirar, en el amor de lo que verdaderamente somos.
Así que la unión de ambas es una maravilla para nuestro crecimiento personal. Y además es muy enriquecedor, nos permite conocer gente preciosa con la que ir compartiendo camino y experiencias.
Si a esta fusión le añades algo que te divierta como bailar, correr, nadar, tirarte en parapente, practicar yoga, etc. Ya tienes un completo.

Esta es mi receta para la felicidad: terapia-meditación y movimiento corporal. O dicho de otra manera: mente, cuerpo y emoción.

Y no creáis que me olvido de la energía, esta siempre está implícita en todo lo que hacemos, somos y decimos.
En fin,
Sed felices, Neus.

Deja un comentario

Conecta contigo y con tus emociones

AUDIO

Escucha este audio con una meditación guiada que te regalo para iniciarte en el camino a tu conexión interior

Te informo de que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Neus Rovira como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp (proveedor de email marketing) a través de su empresa Mailchimp, ubicada en Atlanta, GA 30308 USA y acogida al EU Privacy Shield. Ver política de privacidad de Mailchimp. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en cualquier momento hola@neusrovira.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.

CERRAR
conecta contigo y tus emociones