fbpx

Cómo deshacerte del dolor emocional.

….

El primer obstáculo que me encuentro en terapia es que las personas no se aceptan como son.

Estoy segura de que estás lleno/a de creencias de cómo deberías ser y de qué aspectos de tu personalidad son inadecuados y deben cambiar. Tienes un baremo que te dicta lo que es ser buena o mala persona, de la imagen que crees, y digo crees, que debes proyectar en el mundo y todo eso es debido a las heridas de tu infancia. Es debido a aquello que de pequeñito/a quedó grabado en su inconsciente sobre como papá y mamá querían que te comportaras.

El problema es que dejas de lado tu esencia más genuina para encajar en esos moldes. Por eso sufres. Crees que no está bien ser como eres. Tienes que ser distinto a lo que eres en realidad, hay que representar un papel para encajar en el mundo y ese papel lo dictaminaron tus padres y tu entorno más inmediato, no tú.

El primer paso para la sanación es ACEPTAR.

Imagínate:
-Eres rencorosa. Vale, está bien. ¡No pasa nada! Hay un motivo, una razón por la que eres así y que te ayudó a adaptarte cuando eras una niña. ¡Bienvenido el rencor! Está bien. Trae tu rencor aquí también, lleva mucho tiempo escondido. Saludémoslo.

Cuando digo esto en consulta, las personas se quedan descolocadas. Es como si su mirada me dijera: ¿Cómo? ¿No pasa nada? ¿Eso está bien? ¿No es algo malo? A veces automáticamente se ponen a llorar. La emoción de sentir que no son defectuosas, de no sentirse juzgadas, las desborda.

…Y así empezamos. Con amor. Sin pretender cambiar nada, más bien todo lo contrario, aceptando cualquier emoción, sensación, pensamiento o sentimiento que nazca desde tu interior. No hay nada dentro de ti que no sea humano.

Veo, en cada uno de mis clientes, el dolor emocional que sufren por sentirse rechazados, por no poderse permitir ser como son, hacer lo que harían o decir lo que dirían. El dolor por sentirse inadecuados, incluso malas personas sin que lo sean. Afloran a la superficie sentimientos de culpa y de vergüenza por ser como son, solamente por tener un tipo de pensamientos o sentimientos que tiene catalogados en su mente como “malos”, o como “perjudiciales” sin darse cuenta de que son ellos mismos precisamente quienes se están hiriendo al seguir teniendo esas creencias.

Por amor a tus padres rechazaste esa parte de ti, con el dolor inevitable que eso te causó y ahora sigues repitiendo ese patrón doloroso en forma de autorechazo. No has revisado nunca ese mandato. No te lo has cuestionado a ti mismo/a. Te hieres una y otra vez sin darte cuenta.

En el momento en que le ponemos consciencia, en el momento en que lo sacamos a la luz, lo miramos, lo abrazamos y lo comprendemos, algo profundo dentro de nosotros empieza a cambiar.

Sé que quieres una píldora mágica, quizás crees que con cuatro tips sobre “Cómo sanar tus heridas de la infancia” será suficiente. Siento mucho decirte que no. No funciona así.

Te pongo un ejemplo:
¿Crees que por haber leído un par o tres de libros sobre cómo esquiar ya sabes esquiar? Tendrás un montón de información mental, sí, datos sobre temperatura, estado de la nieve, altura de los esquís, flexión de las piernas… Pero seamos honestos, de esquiar sigues sin tener ni idea. Vas a tener que calzarte los esquís para descubrir que, por más que “sepas” sobre cómo frenear, al primer cruce de esquís te vas al suelo. Ningún libro te puede hacer sentir la adrenalina en tus venas, el aire rozando tus mejillas, el frío, la sensación de velocidad, la flexión justa de tus rodillas…

Con la terapia sucede lo mismo. Sé que quieres consejos, sé que quieres que te diga cómo deshacerte del dolor emocional que sientes, pero es que la única manera de ayudarte es adentrándote en el proceso terapéutico, pasando a la acción, calzándote los esquís. Solo de esta manera puedes saber sobre ti, indagar en ti, descubrir aquello que no ves por ti mismo/a. Si fuera posible a través de trucos de magia, recomendaciones y lecturas, los terapeutas no existiríamos por la simple razón de que no sería necesario.

Pero la terapia es de todo menos mental. En la terapia vas a sentir, te vas a emocionar, vas a reír, a llorar, a sorprenderte; vas a mover tu cuerpo, a cerrar tus ojos, a enfadarte… Y todo eso lo harás de forma consciente, conectado con tu universo emocional, sabiendo perfectamente por y para qué. En la terapia te encuentras contigo de verdad, no solo con tu mente. Te encuentras con tus emociones, con tus vivencias, tus experiencias, tus ritmos, tus necesidades, tus anhelos, tus miedos… Te encuentras con todo lo que tú eres al completo y no, no vamos a rechazar nada. Abrazarás la totalidad del ser amoroso y compasivo que eres.

Esta es mi propuesta. En esto te acompaño.

Puedes, para empezar, ser más honesto contigo mismo/a. Cerrar tus ojos y sentir el movimiento de tu pecho al respirar, llevar una respiración suave y tranquila, sin prisa. Toma un espacio para estar a solas contigo escuchando a tu corazón, no a tus pensamientos. Solo céntrate en respirar, en las sensaciones corporales y si viene alguna emoción dale la bienvenida y déjala que se expresas como quiera, no interfieras, sé solo un canal, un vehículo que permite el fluir del ser. Si no aparecen emociones también está bien, recuerda que todo está bien, que ser como eres es perfecto y adecuado, simplemente acompáñate por un rato.

Si quieres también puedes tomar un espacio y reflexionar sobre qué mensajes recibiste en tu infancia: ¿Recuerdas si tus padres decían que eras un niño, una niña, increíble, capaz de conseguir todo lo que te propusieras, talentoso, despierto, valiente…? O por el contrario te decían que tuvieras cuidado, que tú no sabías, que tenías que pensar más antes de actuar, que no estudiabas lo suficiente, que necesitabas ayuda…

Es importante discriminar qué mensajes (más o menos explícitos) recibiste porque sin duda eso te condicionó y te sigue condicionando en tu vida adulta. Porque como ves, no se trata solo de lo que dijeron o no dijeron, sino de la emoción que hay detrás de esos mensajes, se trata de cómo te sentiste tú y de cómo te sigues sintiendo: ¿Capaz o incapaz? ¿Bueno o malo? ¿Listo o tonto? ¿valiente o cobarde? ¿Sientes que la vida está a favor tuyo o en tu contra? ¿Sientes autoestima en tu corazón o no vales mucho?

Cómo te sientes y cómo te sentiste importa. Importa mucho. De hecho, lo marca todo.

Hoy en día eres un/a adulto capaz de cambiar cualquier cosa que te propongas y llevar la vida que quieres y que sin duda mereces, pero no puedes alcanzar la felicidad si no cuestionas tu vida por completo.

Ya sabes. Puede simplemente leerme o pasar a la práctica. Eso lo decides tú.

Sé feliz. Neus. Para más información y contacto AQUÍ

Deja un comentario

SANA TUS HERIDAS, SUPERA TUS MIEDOS

PDF

Descarga gratis el primer capítulo de mi libro 

Al Otro Lado del Miedo

Te informo de que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Neus Rovira como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp (proveedor de email marketing) a través de su empresa Mailchimp, ubicada en Atlanta, GA 30308 USA y acogida al EU Privacy Shield. Ver política de privacidad de Mailchimp. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en cualquier momento hola@neusrovira.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.

CERRAR
Al otro lado del miedo: un libro sobre crecimiento personal y espiritual

Conecta contigo y con tus emociones

AUDIO

Escucha este audio con una meditación guiada que te regalo para iniciarte en el camino a tu conexión interior

Te informo de que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Neus Rovira como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp (proveedor de email marketing) a través de su empresa Mailchimp, ubicada en Atlanta, GA 30308 USA y acogida al EU Privacy Shield. Ver política de privacidad de Mailchimp. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en cualquier momento hola@neusrovira.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.

CERRAR
conecta contigo y tus emociones